kamagra dublin

Biogás

Fundado en el 2004, el Programa Biogás México se dedica a difundir tecnologías de biodigestores para familias y pequeñas granjas.  Los biodigestores son bolsas cerrada donde se fermenta materia orgánica produciendo biogás y fertilizante orgánico. Este proyecto comenzó produciendo biodigestores caseros a precios muy accesible. Después de cuatro años de investigación y de producción de biodigestores caseros, se descubrió que la tecnología implementada en los biodigestores caseros no era exitosa por la calidad de los materiales y la falta  de control de calidad del diseño implementado. Tras aprender estas lecciones, el equipo lanzó una empresa llamada Buen Manejo de Campo que comercializo el Sistema Biobolsa.

Agricultor junto a su Sistema Biobolsa

Este sistema mejorado ofrecen a los beneficiarios una fuente de biogas, de fertilizante orgánico y un manejo de residuos que mejora drásticamente las condiciones de salud.  El objetivo del Programa de Biogás México es desarrollar los recursos necesarios para que pequeños y medianos agricultores en México sean capaces de adoptar la tecnología de biogás para el tratamiento de los residuos orgánicos y la producción de abono orgánico y energía renovable. Para lograr este objetivo llevamos a cabo investigación interdisciplinaria que examina todos los aspectos del uso de la tecnología de biogás. Esto incluye la investigación y el desarrollo de mejores productos y técnicas, la investigación agrícola relacionada con el uso del abono orgánico, y la investigación de todo tipo de energía relacionada con el uso de biogás. Además, al usar estos sistemas se logra una reducción drástica de las emisiones de gases que provocan el efecto invernadero. Nuestra estrategia para difundir esta tecnología es a través de la educación pública con el fin de promover el rendimiento del Sistema Biobolsa. A través de cursos, sesiones de capacitación y concientización del público en general,  compartimos investigación de biogás de todo el mundo y los resultados de la labor que llevamos a cabo en México. Este enfoque en la educación nos permite conectar a México con el resto de la comunidad mundial de biogás, y ayudar a promover esta tecnología. Actualmente IRRI está proporcionando cursos de capacitación y de servicios de desarrollo de proyectos para grupos de gobierno y la industria que rodea la instalación de sistemas de digestión anaeróbico en los estados mexicanos de Michoacán, Puebla, Estado de México, Chiapas, Guanajuato, Yucatán, Oaxaca, Tabasco, Querétaro, y Jalisco. Además de la labor con el gobierno federal, IRRI está apoyado por una serie de organizaciones internacionales, incluyendo International Development Exchange, la Robert & Patricia Switzer Foundation y Solar Energy International.

Niña jugando junto a nuestros biodigestores

Trabajamos directamente con más de 20 gobiernos municipales y estatales en México para desarrollar proyectos, talleres y cursos, alrededor de las aplicaciones del biogás. Hemos llevado a cabo más de 30 cursos públicos que rodean la ejecución de proyectos de biogás, y somos los únicos desarrolladores de este proyecto en México. Nuestra labor principal se enfoca en implementar el proyecto en granjas de pequeña y media escala en zonas rurales de México.

Nuestras instituciones socias incluyen: Instituto tecnológico del altiplano de Tlaxcala, FIRA Banco de México, Seresol, ASHOKA, Fundación Produce Puebla, Código Tierra A.C., INIFAP, La secretaría de desarrollo rural de Jalisco, Nature Conservancy y varios gobiernos municipales.

Las metas a largo plazo de este trabajo incluyen un incremento de beneficios económicos, y una mejora de la salud de los ciudadanos y del medio ambiente. Hemos identificado a cerca de 1.5 millones de productores que satisfacen las necesidades para poder utilizar estas tecnologías. Si tan sólo un pequeño porcentaje de este potencial se llevara a cabo, este sector puede llegar a reducir millones de toneladas de co2 en los próximos 10 años, a la vez que se generan miles de MWh de energía limpia y renovable. Además, los productores ahorrarían miles de pesos cada año y generarían ingresos adicionales por medio de la producción de fertilizante natural y energía renovable. Los indicadores de salud y calidad de vida incrementarían en áreas rurales ya que la contaminación de agua, los olores y las poblaciones de insectos disminuirían mediante el uso de estos biodigestores como un sistema de tratamiento de agua.

Los proyectos actuales incluyen:

Los proyectos anteriores son: